¿Cómo convertirse en un excelente consultor para pequeñas empresas? 

Al considerarse un consultor de empresas es porque trabaja con los clientes en la estrategia, la planificación y la resolución de problemas, y ayuda a los clientes a desarrollar habilidades y conocimientos empresariales.

Un buen consultor ayudará a sus clientes a: aprender, planificar e implementar proyectos. Brindándoles consejos, practicando con sus clientes diversas habilidades y levantando lluvia de ideas con él para producir resultados prácticos y mejorar en el su pensamiento estratégico. 

Por lo tanto, en este artículo queremos resaltar una lista de puntos prácticos que se deben de considerar a la hora de prestar el servicio de consultoría.

Para ser un consultor eficaz se debe aportar valor al propietario de la pequeña empresa. Sea implacable en la demostración de sus habilidades.  Obtendrá demanda de clientes mientras demuestre la validez de sus conocimientos y experiencias que obviamente deben ir acorde a las necesidades del cliente.

Es raro que un pequeño empresario confíe su negocio a un consultor que nunca haya tenido un negocio antes, o a un consultor que no tiene un alto nivel de experiencia en una temática específica. Un experto se puede definir en general cuando cuenta ya con 10.000 horas de experiencia con el tema que dice que tiene experiencia, lo que significa que son al menos 5 años abarcando todos los temas que conciernen a los pequeños negocios con el fin de poderse llamar a sí mismo como un experto.

Antes de que usted consiga diseñar su propio negocio y logre conseguir clientes, descubra por qué usted desea ser un consultor para empresas pequeñas, y ayudar a esta audiencia en específico.

¿Cuál es su motivación? Sabiendo esto hará que usted siempre esté focalizado en cubrir las necesidades de su audiencia.

Mantenga el ojo en el objetivo. La definición de éxito difiere de persona a persona. Tómese su tiempo para visualizar todas las formas en que una práctica de consultoría exitosa se manifestará en su vida personal y profesional.

Desarrolle cada uno de los pasos que usted mismo llevaría a su cliente, y trabajar en su propio diseño de modelo de negocio.

Puntos claves a considerar: qué formato legal usará, cuáles son sus declaraciones de misión y visión, cuáles son sus ofertas, sus modelos de precios y beneficios. Incluya los recursos que necesitará para tener éxito, tales como: dinero, tiempo, habilidades / conocimientos, equipos y recursos humanos.

Establecer metas e hitos para los próximos 1 año, 3 años y 5 años. 

Hay muchos consultores de negocios pequeños por ahí. ¿Cómo hará para ser notable y diferenciarse de la multitud? ¿Cómo se conectará con su audiencia y construirá una relación basada en la confianza? 

¿Utilizará técnicas tradicionales de mercadotecnia solamente, o combinará el marketing tradicional y digital? ¿Cuál de todas técnicas disponibles traerá los mejores resultados? ¿Cuánto invertirá en marketing (tanto en tiempo como en dinero)? ¿Cuáles son sus objetivos de marketing?

Usted trabajará con seres humanos que tienen su propio conjunto de fortalezas y debilidades. Es primordial desarrollar la habilidad de la escucha activa y cómo formular preguntas significativas para obtener claridad y poder proporcionar un enfoque.

Aprenda cómo responsabilizar a sus clientes para implementar sus planes de acción y cómo lidiar con las situaciones difíciles.

Determine si su especialidad requiere que usted tenga una licencia o certificación (asesores financieros y fiscales, asesores legales, asesores de seguros).

¿Se centrará en un área temática, como estrategias de marketing por correo electrónico, o será un experto que puede ayudar a los clientes con una amplia gama de desafíos y proyectos? 

¿Trabajará con un negocio de tamaño determinado basado en el número de empleados o ingresos? ¿Trabajará sólo con clientes locales, o su negocio de consultoría será nacional / internacional?

Algunos consultores son más como asesores, que trabajan con el propietario para hacer juntos el trabajo de planificación y estrategia.

Otros consultores son más mentores o coach empresarial que les proporcionan una guía basada en su experiencia, pero donde el cliente es quien debe responder a sus propias inquietudes y ejecutar él mismo las acciones.

Usted ahí estaría para guiarlo y supervisar, pero jamás para hacerle el trabajo.

Si desea trabajar con su cliente como un mentor, trabaje junto a él cuáles son sus principales problemas con los que necesita ayuda.

Utilice estrategias, herramientas y evaluaciones para ayudar a resolver estos problemas, o crear estrategias propias. Considere la posibilidad de desarrollar su propio kit de herramientas como coach / consultor.

Para ayudar a sus clientes en las áreas que están causando el mayor daño o tienen el mejor retorno de la inversión si hacen un cambio.

Utilice plantillas, automatización y guiones de ventas. Tómese el tiempo necesario para configurar el negocio para crear estos sistemas para liberar su tiempo y atención para las tareas más importantes.

Subcontratar las tareas que no desea hacer, que usted no es un experto, o que le quitan mucho tiempo y realmente no le generan ingresos.

Mientras que su trabajo puede y debe ser significativo para usted, usted no es un consultor para impulsar su propio ego. Usted es un consultor para servir a sus clientes.

Usted va a aconsejarles, ayudarles a determinar los pros y los contras de cada curso de acción, y luego permitirles tomar sus propias decisiones.

No se puede impedir que tomen decisiones imprudentes o que no sigan a través de un plan de implementación.

Igualmente, si su cliente tiene una gran victoria, puede ser en parte debido a su consejo, pero gran parte de la alabanza es para su cliente porque fue capaz de que sucediera.

Decida de antemano lo que significa un «compromiso exitoso con el cliente» para usted mismo.

Nadie es perfecto. A veces, procrastinamos. A veces nos distraemos. A veces dejamos que la ira o el miedo se nos lleve lo mejor de nosotros mismos.

A veces no nos comunicamos tan bien como podemos. Descubra sus debilidades y aprenda cómo superarlas, o contrate a un profesional para que le ayude a desviarlas.

Realice un seguimiento implacable a su marketing. Si sus estrategias no le están trayendo los resultados deseados, actualícese.

No elija las técnicas de marketing, simplemente porque sean una tendencia; realmente si no aportan resultados positivos o no ayudan a construir su reconocimiento de marca deséchelas.

Estas 4 habilidades proporcionarán la espina dorsal de la ayuda que usted ofrecerá a sus clientes y le ayudará a que funcione su propio negocio con éxito.

¿Por qué reinventar la rueda? Puede descubrir accesos directos inteligentes prestando atención a los principales consultores de su industria.

En cualquier nicho de consultoría de pequeñas empresas siempre hay varias personas que ya han destacado y es de inteligentes aprender de los mejores.

Estudiar sus ofertas, sus métodos de marketing, la forma en que funcionan sus negocios, y la forma en que trabajan con los clientes. Determine si estos métodos le servirían a usted y a sus clientes.

Viviana Muñoz

Dir. General de +Alcance

13

Escanea para ponerse en contacto

Contacto

Av 23 52-50 Bello – Antioquia

034-614 0 1 78

dirección@masalcance.com

mercadeo@masalcance.com