El emprendimiento en Colombia, una forma más de enfrentar la crisis.

Para nadie es un secreto que el colombiano  es un digno representante de lo que es ser emprendedor, ya sea como fundador de una gran empresa e influyente económico o cómo un independiente guerrero que encuentra alternativas de negocio donde otros nunca pudieran imaginarse encontrar una oportunidad de hacer dinero.

Tal vez en este momento, mas que en cualquier otro en la historia, escuchamos hablar de emprendimiento colombiano, pues el terrible impacto económico y social que venimos enfrentando gracias a la aparición del  Covid-19  resaltó una vez más que ante un buen enemigo una gran estrategia para derrotarlo.

Admirablemente quienes contamos con la fortuna de que esta esta bella tierra nos abrazara en su regazo al nacer, aún conservamos la pujanza de nuestros antepasados, que pese a la usurpación y la esclavitud lograron sostenerse en pie hasta gestar nuevas generaciones.   Las nuevas ideas que solucionan grandes problemas y la innovación que se está apoderando de este siglo ratifican que no importa en que época, en qué crisis, cuál sea el gobierno de turno, el emprendimiento en Colombia no es una moda si no, un estilo de vida.

Y es que el Colombiano trae en sus venas una imprenta que registra a cada instante en su código genético diferentes lemas:  «No me rindo», «Es sólo una batalla más», «mañana estaremos mejor», y así continuamos con la lista.

 

No es que el emprendimiento esté de moda, o que sea la última modalidad de hacer dinero, como lo son las criptomonedas o ser un bróker y demás.  Es que la pandemia dejó al descubierto los miles de emprendedores que hay en este país, si, por que aquel padre de familia honesto que ante no tener un empleo digno debe recurrir a todas las maneras posibles de inventarse todos los días como llevar comida a su mesa, también es un emprendedor.  Algunos cuentan con mejores oportunidades al poder desempeñar  alguna labor que les apasione y con ello poderse ganar la vida,  mientras otros con un poco más de formación y economía deciden arrancar su negocio ajustándolo a las nuevas circunstancias y eso sin mencionar todo lo que un emprendedor colombiano debe superar para hacer empresa, pues en ocasiones pareciera que todo el sistema para ella está diseñado bajo la anti-gestión.

No podemos olvidar que existen también aquellos que ya con su negocio establecido, tuvieron que cambiar, maquinaria e insumos para producir algo que jamás pensamos sería uno de los elementos más demandados de la historia, tapabocas.  Estos pequeños y medianos empresarios nos demostraron que la adaptabilidad innata de nuestra especie escala a todos los niveles y que se encuentra repujada en nuestros instintos de supervivencia.  

En cualquiera de los casos en los que una persona decide emprender debe cultivar cada día algunas actitudes y aptitudes para ir madurando en este mundo lleno de altibajos pero también de grandes satisfacciones personales y colectivas.

 

Viviana Muñoz

Dir. General de +Alcance

13
Valora este tema
5/5

Quiero suscribirme al blog

    Escanea para ponerse en contacto

    Contacto

    Av 23 52-50 Bello – Antioquia

    034-614 0 1 78

    dirección@masalcance.com

    mercadeo@masalcance.com